Cuando vamos al hipermercado y realizamos la compra diaria algunas veces la cantidad que nos llevamos a casa suele ser mayor que la cantidad que puede soportar nuestra nevera y esto conlleva un grave prejuicio para nosotros como consumidores. La explicación es tan sencilla como que nuestro aparato puede mantener un volumen de alimentos en buen estado pero sin repercutir en su composición. A continuación hay una serie de pautas que debemos aplicar y que nos serán de gran ayuda como:

No cargar en exceso nuestra nevera debido a que el frío no puede acaparar todos los alimentos que hay introducidos en él, es aconsejable que halla huecos suficientes para que el frío recorra y se disperse libremente por su interior. También hace que el exceso de carga dificulte la salida de alimentos y con ello perdemos temperatura por la pérdida de tiempo producida por la apertura de las puertas.

No todos los alimentos son iguales es algo obvio, de igual manera no podemos introducir pescado en el mismo sitio que los huevos, debido a que pierden calidad tanto unos como otros y ésto conllevaría la formación de bacterias perjudiciales para la salud.

Siempre debemos mantener en estado puntual nuestra nevera para trabaje con un buen rendimiento y también es aconsejable que una vez al año la revise un técnico especializado para revisarla y verificar el estado de los distintos componentes que forman parte de su mecánica.

 

logo-footer

Síguenos:              

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Política de cookies

ACEPTAR